Iom Hazicaron: No tenemos soldados anónimos

Con este texto de Iehudá Amijai, los invitamos a conmemorar a los caídos en las guerras de Israel y las víctimas de atentados terroristas. Con su memoria, construimos nuestro futuro.

No tenemos soldados anónimos

En memoria de Jonathan Iajil

 

No tenemos soldados anónimos

No tenemos una tumba de un soldado desconocido,

Quien desee depositar un ramo de flores

Deberá deshacer su ofrenda

En innumerables pétalos desmenuzados

Y multiplicados y dispersarlos.

 

Todos los muertos retornan a sus hogares.

Y todos tienen nombre,

También tú, Ionatán,

Alumno mío, cuyo nombre está en la lista de la división,

Como también en la nómina de los muertos.

Así como fuiste mi discípulo,

Fuiste también dueño de un nombre,

Dueño de tu nombre.

La última vez yo estaba sentado junto a ti

En un camión que marchaba por un camino de tierra

Próximo a Ein Guedi. El polvo

Se levantaba a nuestra espalda

Y no vimos las montañas.

El polvo ocultó lo que debió

Ocurrir tres años después:

Ahora.

 

Pido aún a aquellos que no lo conocieron:

Ámenlo también después de su muerte,

Ámenlo: él es ahora un hueco,

Un lugar vacío cuya forma es su forma

Y cuyo nombre es su nombre.

 

Iehudá Amijai, versión de S. Sneh

 

 

Share           PRINT   
10 Mayo 2016 / 2 Iyar 5776 0